La firma cuenta con un dominio absoluto de todos los procesos de registros contemplados por la regulación y normativa sobre la materia. Tiene una considerable experiencia en el registro de marcas y nombres comerciales, así como la defensa de la titularidad de derechos sobre estos signos distintivos.